La Cumparsita

Apresentamos o Documentário “La Cumparsita, un Tango Uruguayo”, sobre a História do Tango no Rio da Prata e especialmente a História do Tango mais famoso do mundo, o hino dos Tangos, “La Cumparsita”, criado pelo jovem uruguaio Gerardo Matos Rodríguez, de apenas 20 anos, em 1917.

O Documentário “La Cumparsita, un Tango Uruguayo”, conta com a participação de grandes pesquisadores da história do Tango, como o famoso antropólogo e historiador Daniel Vidart, e da sobrinha neta de Matos Rodríguez, quem fez a compilação de documentos e anotações pessoais do autor de “La Cumparsita”.

Outro vídeo com imagens do Montevideo antigo na época de criação de “La Cumparsita”

Mais informações sobre “La Cumparsita”, o tango dos tangos.

(extraido da Wikipedia)

La Cumparsita es considerada el tango más difundido a nivel mundial. La melodía fue creada y escrita en 1917 por el músico uruguayo Gerardo Matos Rodríguez quien asimismo creo su letra en 1926. No obstante, su letra mas conocida es la compuesta por el argentino Pascual Contursi. Es el himno popular y cultural de Uruguay a partir de un decreto presidencial del 2 de febrero de 1998. Argentina usó esta música uruguaya para representar al país en el mundo en actos artísticos, deportivos y políticos, lo cual generó controversias en varias ocasiones.

Historia

Matos la escribió en 1917 y fue estrenada por Roberto Firpo en el café La Giralda de Montevideo.

Rosario Infantozzi Durán pone en boca de su tío Matos Rodríguez, estas palabras:

«Creo que nunca pude hacer otro tango igual… Más adelante compuse otros tangos y otras músicas, algunos quizás mejores que el primero. Pero éste (La Cumparsita) encierra un mundo de ilusiones y de tristezas, de sueños y de nostalgias que solo se viven a los veinte años. Fue un momento mágico. Y mágico fue su destino. ¡Cuántos misterios en torno a él, cuántos pleitos! Ríos de tinta y kilómetros de papel se ha utilizado para enaltecerlo o hacerlo pedazos» (del libro Yo, Matos Rodríguez, el de “La Cumparsita”, de Rosario Infantozzi Durán).

Aunque es materia de debate en cuánto al año, en 1916 Firpo estrenó en el café La Giralda de Montevideo “La Cumparsita”, y realizó la grabación más antigua del tema (Odeón 483). Firpo sostuvo siempre que él le incluyó al tema original, que le presentó Matos Rodríguez, una parte de su tangos “La gaucha Manuela” y “Curda Completa” y un tramo de la ópera “Miserere” de Giuseppe Verdi, y que le propuso firmarla conjuntamente, a lo que Matos se opuso.

Firpo relató ese momento histórico del siguiente modo:

En 1916 yo actuaba en el café La Giralda de Montevideo, cuando un día llegó un señor acompañado de unos quince muchachos -todos estudiantes- para decirme que traían una marchita y querían que yo la arreglara porque pensaban que allí había un tango. La querían para la noche, porque la necesitaba un muchacho llamado Matos Rodríguez. En la partitura en dos por cuatro aparecía un poco la primera parte y en la segunda no había nada. Conseguí un piano y recordé dos tangos míos compuestos en 1906 que no habían tenido ningún éxito: “La gaucha Manuela” y “Curda completa”. Y le puse un poco de cada uno. A la noche lo toqué con “Bachicha” Deambroggio y “Tito” Roccatagliatta. Fue una apoteosis. A Matos Rodríguez lo pasearon en andas. Pero el tango se olvidó, su gran éxito comenzó cuando le adosaron la letra de Enrique Maroni y Pascual Contursi.

Hasta 1924, La Cumparsita fue un tango instrumental “totalmente olvidado” según el juicio de Juan Carlos Marambio Catán. Precisamente, por carecer de letra, no era ejecutado por las orquestas de entonces que acompañaban el auge del llamado tango-canción (cuyo máximo exponente fue El Mago Carlos Gardel). Matos, por su parte, había vendido los derechos a la firma Breyer Hnos., representante de la Casa Ricordi en Argentina.

El 6 de junio de 1924, la compañía de Leopoldo Simari estrenó en el viejo teatro Apolo una obrita de Pascual Contursi y Maroni titulada Un programa de cabaret. Para esos años no había obras teatrales de cuño popular que no incluyera el estreno de uno o dos tangos para asegurarse el éxito del público. En el cuadro segundo de esa obra, el cantor Juan Ferrari cantó por primera vez los versos compuestos por ambos autores sobre la música de La Cumparsita: “Si supieras / que aún dentro de mi alma…”.

La pieza estuvo muy poco tiempo en cartel porque ni este nuevo tango ni la amarga sátira de La mina del Ford en la voz de la actriz Luisa Morotti, lograron salvar su mediocridad. Sin embargo el nuevo tango tuvo un éxito inesperado. Carlos Gardel, rioplatense por antonomasia, comenzó a cantarlo ese mismo año y lo grabó para Odeón con las guitarras de Ricardo y Barbieri. De ahí en más fueron redescubiertos sus valores musicales y como dijera Víctor Soliño, «La Cumparsita comenzó a escalar los pocos escaños que le faltaban recorrer para situarse en la cumbre de la gloria».

Matos supo en París —por boca de Canaro— de estas novedades acerca de su tango. Recurrió al auxilio del Dr. Calatayud, un joven abogado uruguayo que llevó adelante las acciones legales para deshacer la venta de los derechos a Breyer Hnos. y prohibir que se tocara La Cumparsita con letras o verso que no fueran los que el mismo Matos había firmado como de su autoría: “La cumparsa / de miserias sin fin desfila…”. Esta letra, que fue depositada en la Biblioteca Nacional el 9 de noviembre de 1926, fue llevada al disco por el cantor Roberto Díaz con la orquesta Los Provincianos, aunque no es la más difundida.

Muerto Pascual Contursi el 16 de marzo de 1932, Hilda Briano (su viuda) y Maroni (su compañero) iniciaron acciones legales por daños y perjuicios contra Matos Rodríguez por reconocimiento de derechos como coautores de la obra en cuestión. Fue un larguísimo pleito que se resolvió cuando también Matos había muerto. El 10 de septiembre de 1948 Francisco Canaro emitió su laudo arbitral al que se habían sometido finalmente las partes, quedando zanjadas las cuestiones referentes a los porcentajes por derechos de ejecución, fotomecánicos y de inclusión en películas. También se determinó que en las futuras ediciones de La Cumparsita deberían registrarse las dos letras referidas, con exclusión de las de cualquier otro autor.

Esta última previsión del laudo arbitral, responde al hecho de que este tango tiene al menos otras dos letras y quizás una tercera, que se presumen escritas con la intención de ser adosadas a la música del Becho.

(extraido do site www.montevideo-tango.com)

La historia de La Cumparsita es ya bastante conocida. Un estudiante inspirado, todavía adolescente, llamado Gerardo Matos Rodríguez, compuso en 1916 una marcha carnavalera para el grupo de universitarios que integraba, que se llamaban a sí mismos “La Cumparsa”. Esa composición sin pretensiones se convirtió en el tango más famoso que conoce el mundo. Se ha dicho que el misterio encerrado en esta música célebre es su asombrosa capacidad de adaptarse a variaciones y arreglos de toda índole. Durante muchos años, sin embargo, quedaron en el olvido los nombres de los compañeros y amigos que inspiraron este Tango inmortal. Esta página está dedicada al Tango La Cumparsita, pero, sobre todo, a la Cumparsa, esa especie de club de jóvenes universitarios uruguayos que estuvo en el origen de este mito de la historia del Tango.  Queremos indagar en las circunstancias de La Cumparsita y de La Cumparsa.  Esta es una página abierta, que busca datos sobre ese grupo de jóvenes, a través de testimonios de familiares, hijos, nietos. Este Tango, al decir de El Choclo, es burlón y compadrito, pero mucho más shusheta que reo y mishiadura.  No nació en los suburbios, sino en el medio de la “jeunesse dorée” montevideana de principios del Siglo XX.

El tango más célebre de todos los tiempos “La Cumparsita”, fue dedicado por Gerardo Matos Rodríguez a sus amigos y compañeros  estudiantes de Montevideo. La partitura original dice:

Dedicado a mis estimados amigos y compañeros los Bachilleres:

Andrés Suárez, Arturo Carcavallo, Arístides Lupinacci, Alberto Martínez, Alfredo Martínez, Carlos Martínez,  Eduardo Martínez,  Augusto Martínez, Carlos Castelar,  Enrique Berget,  Asdrúbal Casas,  Aníbal Casas, José Lourido,  Mario Bordabehere,  Miguel Marsiglia,  Juan Bianchi, Gerardo Bianchi, Alfredo Berta,  Alberto Tusso, Walter Correa Luna, Julio Travella, Alfredo Fabiani,  Menotti Crotogini, Raúl Netto, Rogelio Naguil, Alfredo San Román,  Roberto Introini,  Domingo López,  César Seoane y César Bergallo.

La Cumparsita, com o famoso recitado de Julio Sosa, “el varón del tango”

La Cumparsita, cantada por Carlos Gardel, “el zorzal criollo”.

La Cumparsita, dançada por Miguel Zotto e Milena Plebs

Juan Carlos Copes e Maria Nieves:

Virulazo e Elvira:

One Response to La Cumparsita

  1. maria mazarello suliano lima says:

    Excelente. Só que não consxegui encontrar o tango La comparsita, em versão cantada em portugues. obrigada Mazarello.

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado Campos obrigatórios são marcados *

*

Você pode usar estas tags e atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>