el tango a todo corazón

1 El Tango a todo Corazón
El Tango de ayer, hoy y siempre, nos proporciona no solamente una gran ilusión y emoción de bailar abrazado con una persona del sexo opuesto, aún que sea durante el espacio de un instante, sino también el orgullo de poder dominar esta tan difícil danza, que hace la admiración de todos por su sensualidad y disciplina. Nos alegra el corazón bailando un tango … pero lo que pocos deben saber, es que al hacerlo, no sólo lo alegraban, sino que también lo protegían y mantenían en buena salud.

En efecto, varios investigaciones y estudios clínicos , llegan a la misma conclusión que este baile proporciona nuevos beneficios : el de poder proteger y mantener la buena salud corporal, mental y en particular cardiovascular de los bailarines.

2

2 -Tango de Cuerpo y Mente
El tango es una danza que estiliza el cuerpo, serena la mente y alegra el corazón. Para bailar tango no hace falta ser bailarín, no hace falta ser delgado… sólo hacen falta las ganas. Conozca los beneficios de esta danza para el cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu. Luego ponga música y ¡a bailar!* Según recientes estudios realizados por médicos, psicólogos, deportólogos y artistas, bailar tango mejora mucho la salud.

Desde el punto de vista físico se puede considerar como un saludable deporte que armoniza el cuerpo, pero también ayuda en la vida de relación, el bienestar psíquico y la seguridad en uno mismo. En las milongas es frecuente ver a hombres y mujeres mayores, que bailan todos los fines de semana e incluso todas las noches hasta las cinco de la mañana. Tienen un entrenamiento corporal increíble, como si salieran a correr todos los días. Las piernas de quien baila tango con regularidad son elongadas, elásticas, veloces. Los tobillos y las pantorrillas están tonificados. Los brazos, los hombros y la espalda, firmes. Se afina la cintura, por el trabajo de la cadera. El aparato circulatorio y el corazón funcionan mejor. Oxigena el aparato respiratorio y aumenta la capacidad pulmonar.

Por otra parte, investigaciones neurobiológicas han demostrado que el ritmo produce un aumento de la actividad electro-encefálica en el área de la corteza motora de una persona. La psico-neuroinmunología ha demostrado cómo se transforman las emociones en sustancias químicas que influyen en el sistema inmunitario y otros mecanismos de curación del cuerpo.Otra de las ventajas de bailar tango en que se puede regular a gusto. Al bailar, uno está en una situación social grata, no hay que hacer esfuerzos. No se impone como un sacrificio, sino que se trata de una actividad placentera.3

3 -Si yo tuviera el Corazón
Cuando uno se siente triste o tiene penas de amor, bailar unos tangos ayuda. El efecto terapéutico o sanador del tango tiene mucho que ver con la entrega del yo. Para bailar, tanto el hombre como la mujer, no importa quién lleve y quién es llevado, tiene que estar entregado al otro.“La mujer no sabe el paso que el hombre quiere hacer hasta que está sucediendo, y a cada paso se abre un abanico de posibilidades”. “Ninguno de los dos sabe qué va a venir después de cada paso, por eso es un baile muy creativo”.

Exige estar atento a lo que sucede en cada momento y estar atento a lo que sucede en la música. Uno debe permanecer fuera del yo, y esto es lo terapéutico, ya que produce un alivio inmediato de las emociones negativas. Bailar sensibiliza, hace aflojar las emociones, transporta a la persona a un plano más sutil en el que se pude alcanzar un estado meditativo. Cuando termina la música uno descubre que la angustia ha desaparecido. El tango también nos hace tomar conciencia de nuestros puntos vulnerables, pone en evidencia las necesidades y las falencias. Al bailar uno se da cuenta dónde no entrega, qué es lo que entrega, dónde se tensa, cuándo y por qué. Se podría hacer un diagnóstico de la persona viéndola bailar.

4

4 -Beneficios psico-emocionales
El tango desarrolla capacidades personales, como la concentración, la improvisación, la sensibilidad, la creatividad, la capacidad de reacción y la relación social. También ayuda a desarrollar aspectos comunicativos como son el interés y la entrega, la responsabilidad, la confianza propia y en los demás, la motivación y capacidad de disfrute, la actitud activa, los criterios propios y la valoración constructiva de los demás.

Desde el aspecto expresivo, esta danza ayuda a desarrollar la expresión personal del mundo interno, la capacidad de reflejo y reacción a diversos impulsos y estímulos, la capacidad de concretar una idea, la creación propia, la coordinación y la precisión. La persona que baila tango aprende, disfruta, se esfuerza (voluntad), reconoce, entiende y se entrega al otro.5

5 -Un lenguaje compartido
El tango tiene un código, un lenguaje, algo así como un abecedario que debe aprender quien comienza a bailar. En las clases de tango, la docente enseña los pasos, figuras o combinaciones de pasos, (la forma de caminar, el cruce, el ocho, los giros) y con todos esos elementos se improvisa el baile. Cada persona le da su impronta. Por eso no hay dos  parejas iguales bailando. Es algo muy personal. Primero uno aprende a no perder el equilibrio, a apoyar su peso, a respirar, a relajarse. “Lo más importante es sabe cuál es el eje que cada uno tiene porque después ese eje va a variar según con quien baile, va a ser compartido por  momentos”.

El que baila tiene que estar muy conectado consigo mismo, tiene que ser muy responsable de sí mismo para poder vaciarse, renunciar al yo y entregarse. Entregarse no es quedarse colgado del otro sino hacerse cargo de uno. Otro punto clave que se aprende es el registro del otro. “El tango es una unidad que se crea de a dos. No es uno más uno dos, sino dos mitades que hacen un uno”. 6

6 -La Música como nexo de Unión
Una vez aprendido el abecedario, uno conoce el lenguaje para expresarse. Se tienen los elementos para improvisar el baile, según qué suene. Para la pareja de bailarines, la música es lo común a los dos, es el nexo de unión. “Se va abriendo el juego según lo que va pasando, según la música (si se detiene, si ataca, si suena un violín…) si un hombre marca un paso determinado, como puede ser un ocho, la música le dice a la mujer cómo seguirlo. Al mismo tiempo, si el hombre está escuchando la música, él también está hablando del cómo se puede seguirlo.

La música del tango es el dos por cuatro (cada cuatro compases tiene un acento). Hay tangos y orquestas que son más bailables que otras. Pugliesse, por ejemplo, es difícil de bailar porque tiene silencios muy largos. Hay otros como D’Arienzo, que son más  rítmicos. Algunos tienen más compases y otros son más maleables, pero depende esencialmente del gusto de cada persona.7

7 -La Danza del Universo
El símbolo del yin-yang sintetiza, según la bailarina Paula Canals, su visión de esta danza:
“Los planetas giran, hay un sistema en el universo que es lo circular y el giro, los átomos también están girando sobre sí mismos y a la vez en órbita con otros, y todo está vibrando y girando, todo es circular y redondo. Y para mí el tango como danza es eso”.

Es una danza poderosa porque es armónica con el movimiento del sistema en el que estamos inmersos. Es la danza de Shiva, la danza que le da forma al mundo y el mundo le da la forma a esa danza. Tiene todos los elementos: el hombre, la mujer, el yin y el yang, lo circular, el abrazo. Además tiene un pulso, una respiración, está vibrando como vibran todas las cosas, las olas, las mareas, los ciclos.

En el tango hay un trabajo muy sutil del equilibrio, de llevar el peso entre dos, que se crea como un sistema en sí mismo, se va compensando el peso hacia adentro, hacia fuera, y hacia los costados. Se crea un campo de energía entre dos.

Tiene mucho del presente, del momento que está pasando, tiene mucha conciencia del momento que es. Porque si uno está en el paso anterior, perdió, y si está en el paso siguiente, está adelantado, Cada paso es el más importante, es el único.
.8

8-La Danza de la Metamorfosis
Los cuerpos de la gente que empieza a bailar tango se transforman. Pero no solo se transforma el cuerpo, también comienza a percibirse una transformación interna, que se traduce en un cambio de actitud, de imagen, en una forma nueva de asomarse a la vida.

Nuestra asesora, Paula Canals, actriz, bailarina y docente de tango, ha sido y es testigo de esta transformación. Según ella, este proceso ocurre tanto en los varones como en las mujeres, pero tal vez sea más evidente en estas últimas: “empiezan a bailar tango y al cabo de uno o dos meses se produce como una especie de metamorfosis, sale de adentro una mujer nueva, se despierta su feminidad, empiezan a mostrar más las piernas, los hombros, cambian su look, se empiezan a maquillar más, hasta les cambia la voz. Descubren a la mujer que tienen dentro. Y no es precisamente una mujer sumisa la que sale, a pesar de que en el tango es el hombre el que lleva y la mujer lo sigue. Es una mujer muy plantada que quiere ser llevada, y por tanto induce al hombre a hacerse responsable de su decisión. En los varones también se da un proceso de afirmación de la masculinidad. Se hacen más tiernos, más  suaves, aprenden a conocer los registros de la otra persona”.

Los dos roles son muy importantes, son totalmente complementarios y opuestos porque para bailar el tango hacen falta dos. No se puede bailar el tango solo o sola. Cuando esto ocurre, cuando una mujer va por donde quiere, o un hombre somete y revolea a la mujer por donde él quiere, no es tango, es una tiranía de ambas partes. En el tango  verdadero no hay forcejeo. Es un momento de danza, de auténtico encuentro. Es una mujer que se deja llevar porque quiere y el hombre está llevando a una mujer por donde quiere ser llevada. El verdadero movimiento tiene que ver con una entrega de ambas partes. -  Desde la motricidad, el tango desarrolla:

Conciencia corporal Imagen interna
Percepción sensorial Tono muscular
Reacción Reflejo a estímulos
Fluidez  del  movimiento Musicalidad
Proyección del movimiento Espacio
Relación peso Equilibrio
Control y uso de  la energía corporal Plasticidad
Orientación Memoria 9
9 -Estudio Fundación Favaloro
La investigación fue realizado en 1999, bajo supervisión del médico Roberto Peidró, sobre 10 parejas de 50 años y demostró que bailar tango tiene valores similares a los que se recomienda a pacientes para prevenir enfermedades cardiacas.  Según este estudio, la practica regular de bailar tango demanda lo que se denomina un “ejercicio moderado y sostenido”, el cual hace trabajar al corazón pero no lo exige indiscriminadamente, mejora la actividad cardiovascular y previene de males cardíacos.

Además, su práctica es particularmente importante en los mayores, puesto que sus índices de sedentarismo llegan hasta el ochenta por ciento de la población total, en las grandes ciudades urbanas. El estudio fue realizado sobre veintidós bailarines de tango aficionados (mitad mujeres y mitad hombres), que gozaban de una buena salud general. Antes de comenzar a bailar, se les realizó un chequeo cardíaco con el fin de verificar que sus corazones estuvieran sanos, y un estudio de aptitud aeróbica para medir sus capacidades máximas de consumo de oxígeno, ventilación, frecuencia cardiaca, etc.

Se estudió la reacción física de los bailarines, mayores de 40 años, durante l7practica del baile, que incluyo los tangos “La Cumparsita” y “Quejas de bandoneón” y la milonga “La puñalada” (los cuales fueron elegidos por que, según los especialistas, son los más bailados, y los más sencillos de seguir por parte de los bailarines) los expertos midieron nuevamente todas estas variables, además de realizar a los participantes un electrocardiograma y de colocarles una máscara para medir el consumo de oxígeno, así como la producción de dióxido de carbono, el número de respiraciones por minuto, y otro tipo de variables.

Lo que los especialistas pudieron observar, era que las frecuencias cardíacas de los participantes alcanzaban un 60 por ciento de su capacidad máxima (la cual se había determinado en las anteriores pruebas de aptitud aeróbica). Y  justamente, es esta media de la capacidad máxima en la frecuencia cardiaca la que más ayuda al corazón, ya que por debajo de la misma, el corazón trabaja poco, y por encima de la misma, se lo exige demasiado.

Esto no sucede con algunos tipos de bailes, como la salsa, donde se comprobó que las frecuencias cardíacas aumentaban los límites medios (considerados los más seguros), aunque si con otros tipos, como la danza balinesa, que también es recomendada para proteger la salud cardiaca. Diferente es el caso de las personas que tienen algún tipo de complicación cardiaca previa: para esos casos, aún no se han realizado estudios, aunque se espera que se realicen en la brevedad.

Entonces no es de extrañar, que en vez de recomendarse ejercicios aeróbicos, se prescriba el baile tango o milonga entre 20 y 30 minutos diarios, sin dudas una alternativa mucho más divertida y sociable que la aburrida práctica física. Además, este aspecto social, es también muy importante la salud cardiaca: según los especialistas, se puede lograr una mayor adherencia cuando se fomenta el intercambio con otras personas, o, en otras palabras y como bien lo sabemos, el hecho de estar con seres apreciados hace bien al corazón



En resumen se llegó a la conclusión que el baile de tango, practicado con una intensidad, frecuencia y duración adecuada (y siempre previa consulta al médico), aparecía como una alternativa confiable a los ejercicios habituales de rehabilitación cardiovascular y reduciría la aparición de nuevos eventos coronarios. 10

10 -Estudio Univ. Nac. de la Plata
Científicos platenses vienen defendiendo las bondades del baile para la salud. Científicos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) buscan ampliar un estudio realizado por la Fundación Favaloro, puesto que en ese trabajo se midió sólo la reacción de los bailarines durante menos de nueve minutos, que es el tiempo de duración de tres piezas.

La nueva investigación procura evaluar los beneficios de esta danza a través del tiempo. El estudio que ahora realizará la Universidad de La Plata, en colaboración con la Universidad Católica local, va a medir los beneficios a largo plazo, estudiando a un grupo de parejas que bailan tango asiduamente – integrado por personas sanas, en riesgo coronario y que ya padecen enfermedades del corazón – a las que se les practicarán estudios a los tres meses, a los seis meses y al año”, relató a “El Día” Ricardo Comasco, cardiólogo platense, bailarín de tangos y uno de los responsables del trabajo.

Ahora, los investigadores platenses buscan probar que este baile además de ser beneficioso para la salud cardiaca, también puede prevenir la osteoporosis y otras patologías. “El problema de muchos pacientes en rehabilitación que combaten el sedentarismo haciendo ciclismo, corriendo o haciendo cinta, es que esas actividades los aburren y por eso no tardan en abandonarlas”, dijo Comasco. Sin embargo, “para esas personas, el tango puede representar una alternativa válida”.

Pero los investigadores añaden que “en personas mayores de 40 años es necesario un estudio médico previo y las  sesiones que se utilizarán para realizar el estudio para medir los beneficios de bailar tango en el tiempo estarán cuidadosamente preparadas para que la intensidad vaya aumentando de tema a tema, progresivamente y sin que se supere nunca la intensidad considerada ‘moderada’”, indicaron. 11

11 Estudio Univ. McGill
La Universidad McGill , Montreal – Canadá, afirma que bailar el tango hace bien al corazón, mejora la motricidad, la coordinación de los movimientos e del equilibrio. Bajo la dirección de la Doctora Patricia McKinley se realizo una investigación a 30 personas de entre 68 y 91 años y se comprobó que el tango tiene propiedades terapéuticas. Se pudo demostrar que durante el baile de tangos se desarrollan mecanismos fisiológicos que ayudan a prevenir enfermedades cardiacas y a mejorar la motricidad.

El objetivo de los profesionales de dicha Universidad fue ver que sucede al recibir la estimulación que propone una  danza como el tango . La selección de los temas musicales no fue casual al haber escogido los afamados orquestas de Osvaldo Pugliese y Sexteto Mayor. Al cabo, los resultados fueron similares a los obtenidos por la Sociedad Internacional de Cardiología y la Fundación Favoloro de Argentina, vale decir los ya mencionados beneficios

terapéuticos. |2

12 -Notas diversas
vLa Sociedad Internacional de Cardiología reveló que bailar tango – también salsa o merengue – ayuda a disminuir la presión arterial y a prevenir  la aparición de enfermedades cardiacas.

vLa Dra. Haydée Andrés psicogeriatra y profesora de Salud mental de la Facultad de Medicina en Buenos Aires explica que “Cualquier movimiento con música estimula el cerebro. El hecho de coordinar brazos o piernas con un ritmo musical es muy estimulante ya que propone un esfuerza integral”. Como no es lo mismo caminar que correr, tampoco es igual bailar un vals que un tango.

v En el marco del 4º Congreso Argentino de Neurociencia y Salud Mental (julio 2001) en Buenos Aires y junto con la Dra. Graciela Ormaehea , se presento un taller de “Tango-Terapia”. terminología que hoy se emplea para aplicar el Tango para fines terapéuticos, preventivos, de rehabilitación y afines.

v Es bien sabido que el Tango estimula la autoestima, es una actividad física excelente para el bienestar emocional y corporal. Lleva al sujeto a socializarse en un ambiente sano y perteneciente a un arraigo cultural tanguero que se forma en numerosos países.

v Hay dietetistas que tienen como objetivo ayudar a las personas con sobrepeso a sentirse mejor a través de un seguimiento basado en una dieta natural y clases de tango.

v Noticia del Diario CLARIN del 15/02/08 - “Cuando escuchen un tango, la gente que sufra de mal de Parkinson querrá dirigirse a la pista de baile” .  Es la conclusión de un estudio de la Universidad de Washington, en Estados Unidos, según el cual cuando estos pacientes toman clases de tango, observan una mejoría en su equilibrio. Entre quienes sufren esta dolencia, los problemas para caminar y de equilibrio son comunes y les suelen causar caídas. Los investigadores recordaron que entre las dificultades más comunes figuran la costumbre de arrastrar los pies al caminar y molestias para girar mientras se camina. Los pacientes con Parkinson pueden llegar a experimentar una repentina sensación de “congelamiento”, que les puede  provocar un ritmo más lento en sus movimientos y en algunos casos los obliga, directamente, a detenerse. Tienen también dificultades para caminar y realizar otra actividad al mismo tiempo.

Este estudio apareció publicado en el Journal of Neurologic Physical Therapy. Su principal autor fue Madeleine Hackney, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, Estados Unidos. Los investigadores describieron lo ocurrido cuando 19 pacientes con Parkinson  recibieron 20 clases de tango o de ejercicio. La clase de ejercicio consistía en una hora de movimiento con sillas, o con éstas como apoyo simplemente. La clase de tango era más enérgica y se centraba en movimientos de estiramiento, equilibrio, trabajo de pies y coordina ción de tiempos.. Los dos grupos dieron muestras de un mejoramiento general pero sólo a los estudiantes de tango pareció irles mucho mejor a la hora del equilibrio. Según los científicos, los resultados son auspiciosos pero será necesario realizar en el futuro más estudios sobre el tema.

Para los argentinos, el tango también fue motivo de estudio. En 1999, la Fundación Favaloro hizo un relevamiento sobre 10 parejas con un promedio de 50 años para saber qué ocurría fisiológicamente con los bailarines en la pista. Los resultados demostraron que bailar tango tiene valores similares a los que se recomiendan a los pacientes para prevenir enfermedades cardíacas. Es decir, ayuda a disminuir la frecuencia cardíaca de reposo y a aumentar la cantidad de sangre que el corazón expulsa en cada latido. De ese modo, la eficiencia cardíaca es mayor “gastando” menos energía para trabajar. En el sistema circulatorio, además, contribuye a la reducción de la presión arterial, a incrementar la circulación entre los músculos  y a disminuir la formación de coágulos dentro de las arterias. Bailar tango tres veces por semana entre 45 y 60 minutos mejora la salud; ahora  se sabe que también ayuda a luchar contra el mal de Parkinson.

13

13 -Tango como Terapia
Desde hace algunos años se han puesto de moda las terapias alternativas. Esta expresión abarca toda clase de procedimientos y ejercicios, no sólo para curar enfermedades, sino para ayudar a mantener la salud a aquellos que a causa de la lucha por la existencia están desanimados, cansados de vivir con tantas exigencias y tan pocas gratificaciones. En realidad no hay nada nuevo en esta búsqueda de terapias. Therapéio significaba para los griegos cuidar, asistir. Ese pueblo lleno de sabiduría había comprendido la importancia de ayudarnos mutuamente a sentirnos bien, o al menos a soportar mejor nuestras penas y dificultades. El gran Aristóteles prescribía varias terapias para aliviar el sufrimiento existencial, que comenzaban por el precepto obvio de conseguir aquello cuya falta nos hace sufrir. A continuación, con más realismo, proponía otros medios: Ante todo, el llanto, que continúa siendo un recurso tan digno como universal.

Después indicaba los ejercicios, baños y masajes, que al reconfortar el cuerpo alivian también al alma; y por último, pero no porque fuera menos importante, aconsejaba buscar el consuelo de los amigos. El tango, con su variedad de formas y posibilidades, se nos presenta como una terapia que abarca todo lo propuesto por Aristóteles: Como obra de arte plena de belleza, nos enriquece y nos provee de un alimento espiritual que muchas veces es el que más falta nos está haciendo.

Resulta propicio también para facilitarnos el llanto, el desahogo necesario de nuestras penas, que solemos reprimir tanto voluntaria como involuntariamente, pero que fluye sin falsos pudores cuando nos emociona la música de Piazzolla o la voz de Gardel. Si consideramos la terapia física, hoy vuelve a estar de moda bailar el tango, y abundan los lugares para aprenderlo y practicarlo, disfrutando además de su estimulante toque de erotismo. Finalmente, está el consuelo de los amigos. Reunirnos fraternalmente para pasar un rato juntos escuchando las melodías y comentando las letras que cada uno puede referir a su propia vida, nos cura el alma con la terapia maravillosa del afecto y de la comprensión mutua.

Busquemos entonces algunos tangos en la radio, pongamos el equipo para bailar unos pasos con la novia o la patrona, vayamos al boliche o al club a estar un rato con los amigos, confortados por la música de Troilo, o ensillemos un mate en soledad, mientras escuchamos reflexivamente lo que Discepolo tiene que decirnos, y el tango nos proporcionará la terapia que necesitamos para tranquilizarnos y alegrarnos el alma. 14

14 -Conclusiones
Se ha podido observar que el tango  favorece significadamente la Salud corporal y mental de los bailarines: estabiliza el cuerpo, serena la mente y alegra el corazón. A continuación se señalan algunos de estos beneficios del tango terapéutico, en forma resumida, más no limitativa :

v Tonificante  muscular y de articulaciones : prevención  de osteoporosis, de patologías motrices, cervical, aumenta la flexibilidad de    movimientos de cuello, hombros, columna, espalda, brazos, cintura, cadera y piernas.

v Aumento de la actividad electro-encefálica : mejora la memoria, la concentración, el equilibrio, los reflejos y capacidad de reacción, complementa favorablemente las terapias de enfermedades como Alzeimer, Parkinson, Arteriosclerosis etc.

v Oxigena el aparato respiratorio y aumenta la capacidad pulmonar : mejora la circulación sanguínea, aumenta el nivel  de resistencia a la fatiga, prevención y rehabilitación en relación a los problemas cardio-vasculares en general, contribuye a disminuir la presión arterial.

v Potencia el tratamiento del sobrepeso : remplaza los ejercicios físicos en gimnasio, disminuye la presión arterial.

v Actúa como terapia emocional : anti-depresivo, anti-estrés, recuperación de la confianza e interés en la vida,   desarrolla la creatividad y sentido de responsabilidad, de autoestima, rescata valores, eleva la personalidad, fomenta las relaciones humanas y amistades.

v Pero además todos estos beneficios, existe uno muy importante: la práctica del tango no demanda grandes erogaciones económicas (alcanza con un centro musical y un CD o casete) ni grandes traslados (se puede realizarlo en el living de su propio hogar). Por lo tanto, alcanza solo tener una persona del sexo opuesta dispuesta a acompañarle en su nuevo ejercicio .

Entonces, a tanguear, que además de Placer da Salud.

¿Qué está esperando para salir a la pista?

Bibliografía
Adaptación, Recopilación y Redacción
Team  ProTangoPeru – Lima Mayo 2006
Investigación : Francois Dietlin
Referencia – Bibliografías
Revista B.A.Tango  2006-3  Buenos Aires
Revista Reportango 2006, New York
Revista MicroSemanario 2004-10 Argentina
Revista Bondiguia # 7
Rincón del Tango – René Orellana
Documentaciónes sobre Tango y Salud
fonte:

http://www.protangoperu.com/investigacion/salud.html

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado Campos obrigatórios são marcados *

*

Você pode usar estas tags e atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>