Clarín entrevista ao fotógrafo de Gardel, que revela em que ano o cantor nasceu

José Silva foi o fotógrafo que imortalizou a imagem de Carlos Gardel.

As fotos mais famosas e conhecidas de Carlos Gardel foram tiradas por este fotógrafo uruguayo nos seus estúdios em Montevideo.

O Diario Clarín (Buenos Aires) entrevistou a José Silva quando este tinha 99 anos de idade, na sua casa em Montevideo. Nessa entrevista, José Silva conta do último encontro que teve com Gardel antes da morte do cantor nascido em Tacuarembó. E relata que ele conhecia a idade de Gardel, porque este contou: “Yo puedo decir la edad de Gardel porque me la dijo él. En el 33, tenía 49 años.”

Só como exercício simples de matemática: Charles Romuald Gardes, filho da Berta Gardes, em 1933 teria 43 anos, não 49, o que mostra pela milésima vez o absurdo de querer identificar ao cantor, Carlos Gardel, filho de Carlos e Maria, nascido em Tacuarembó, com o Charles Romuald Gardes, filho biológico da Berta Gardes, nascido em 1890 na França.

Fonte:

http://edant.clarin.com/diario/96/10/07/E-04001d.htm

JOSE SILVA TIENE 99 AÑOS

Fue fotógrafo de Gardel y aún lo recuerda en Montevideo

Empezó a fotografiarlo en 1917 · Desde ese momento Gardel lo visitó permanentemente para que lo retratara · Y se hicieron amigos · Ahora sus tesoros son los negativos de aquel tiempo

MONTEVIDEO (Enviada especial).- José Silva cumplió 99 años hace una semana y vive en Montevideo. Es viudo, tiene 2 hijos, 4 nietos y 9 bisnietos. Desde 1917 hasta 1933 fue el fotógrafo de Gardel. En su casa del barrio de Punta Carretas los retratos de sus nietos y su mujer están mezclados con los del “Morocho”.

Gran parte del mundo conoció a Carlos Gardel a través de la mirada de este uruguayo que ahora cuida sus plantas hasta embarrarse los pantalones y pasa sus días entre ampliadoras y viejos negativos.

La historia de esas fotos es la historia de su vida, desde el día en que Carlos Gardel – un joven que, entonces, cantaba folklore criollo- entró a “Fotografía del Indio”, donde él trabajaba y pidió un retrato.

Gardel había viajado para cantar en el teatro Royal. “En ese tiempo los artistas vivían de las fotografías. Si no era por las fotos, ¿quién los conocía?”, dice Silva.

Con los años, el fotógrafo puso su local: “Foto Silva”. El cantor lo siguió. Cada vez que Gardel cruzaba el “charco” -como se le dice cariñosamente al Río de la Plata- llamaba al teléfono “26 central” del estudio para anunciar su llegada y luego posar ante la enorme cámara.

“Generalmente -explica el fotógrafo- los artistas son un poco pretenciosos y creen que ellos saben posar bien. Y muchas veces no saben nada.” Gardel hacía caso

Silva apoya sus brazos en los del sillón, tira el cuerpo hacia adelante, sonríe y recuerda: “Gardel no era así. El me dejaba hacer lo que quisiera. Si lo ponía de costado, lo ponía de costado. Si lo daba vuelta, lo daba vuelta. Hacía caso”.

Silva conoce bien a los artistas. “Foto Silva” estuvo abierto entre 1919 y 1994. Por allí pasaron los consagrados, los mimados del público, los que habían dejado de serlo, los que nunca lo serían del todo.

En un sótano tapizado de fotos, Silva guarda pilas de cajas llenas de negativos. En la mayoría dice: “Artistas”. Allí hay imágenes del “cantaor” Miguel de Molina -”ese sí que sabía pararse”-; del autor y cantante de tangos Charlo -”muy canchero, un poco fanfarrón”-; del compositor Mariano Mores y del dúo uruguayo Los Olimareños, con cara de adolescentes.

Carlos Gardel estaba conforme con las fotos. Una vez llamó a Montevideo desde Estados Unidos y pidió 100 fotos. “Las necesitaba para el cine -explica Silva-, así que se las mandé, a un peso cada una.” Con el tiempo, la relación entre el hombre de tango y su fotógrafo se hizo más íntima. “Ya Gardel no entraba a nuestra casa como un cliente más sino que pasaba a la trastienda, conversaba en el taller, tomaba café conmigo y mi señora.” ¿De qué hablaban? “De todo un poco”, dice Silva, serio como quien no piensa revelar ninguna confidencia. Hace un silencio y busca en su memoria un dato para contar: “Yo puedo decir la edad de Gardel porque me la dijo él. En el 33, tenía 49 años.” En octubre de 1933 Gardel cumplió por última vez el ritual del llamado, las siete u ocho fotos y el café. Fue en esa sesión que hicieron una de las fotos más famosas, la de Gardel con un sombrero ladeado. “Don Silva, ni los gringos me han hecho una foto tan buena”, dijo el cantor. Y se despidieron sin saber que sería para siempre.

Silva estaba en su estudio el 24 de junio de 1935 y allí se enteró de la muerte de Gardel. “Lo sentí en el alma -dice-. ¿Qué puede pensar uno cuando se muere una persona que uno quiere?”.

Como un homenaje, Silva juntó sus fotos de Gardel y las expuso en la vidriera. Duró una noche. A la mañana, los vidrios estaban rotos y de las fotos, ni rastros. Pero no eran ladrones: la gente solo se había llevado las fotos de su ídolo y nada más.

2 Responses to Clarín entrevista ao fotógrafo de Gardel, que revela em que ano o cantor nasceu

  1. OSVALDO RENEE BARRETO says:

    Fué atraves de un amigo, hoy precisamente, que supe de la existencia de este señor. Una mas del zorzal, Me encantó saber de lo familiar que era su relacíon con José Silva. El inmortalizó la imagen de Carlos Gardel.Fue un gusto saber de su historia…

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado Campos obrigatórios são marcados *

*

Você pode usar estas tags e atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>